Fuente: Precio al Carbono Chile

Con la consigna de “entrar en fase de acción”, la cumbre “One Planet” celebrada en París el martes 12 de diciembre estableció una serie de compromisos para torcer el brazo al cambio climático. Chile y otros países latinoamericanos no estuvieron ajenos a la trinchera común, comprometiéndose a un trabajo conjunto para fijar precios al carbono.

El mundo está “perdiendo la batalla” contra el cambio climático, advirtió el presidente francés, Emmanuel Macron, en la cumbre parisina “One Planet”, llevada a cabo el pasado martes 12 de diciembre y destinada a impulsar los esfuerzos para frenar el calentamiento global.

Sin la participación del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien no fue convocado, la declaración de Macron fue escuchada por un público proveniente de 127 países, entre jefes de estado y de gobierno, representantes de organismos internacionales e incluso estrellas de cine. Surge, además, en medio de afirmaciones de que el líder francés está tratando de convertir a París en la “capital verde” del mundo.

En diálogo con una radio local, el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, argumentó que los dichos de Macron respecto a que estamos perdiendo la batalla es algo “retórico”, que guarda un motivo mayor que es el de movilizar a la gente en dirección al cometido del objetivo global común.

En el marco de este objetivo global común, destacó la declaración (Paris Declaration on Carbon Pricing in the Americas) de los gobiernos de Chile, Canadá, Colombia, Costa Rica, México, y a los estados de California, Washington, Alberta, British Columbia, Nueva Escocia, Ontario y Quebec, que anuncia la conformación de una plataforma de colaboración para un precio al carbono en las Américas. El acuerdo promueve el fortalecimiento de capacidades y diálogo entre gobiernos nacionales y subnacionales para avanzar hacia la creación de un mercado de carbono en las Américas.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, dio detalles sobre la iniciativa en el panel “Las Herramientas Económicas para Sostener la Perspectiva a Largo Plazo”, moderado por Macron. Peña Nieto planteó que los países de las Américas se comprometieron a profundizar una cooperación regional para fijar precios al carbono, con el propósito de “promover mercados de carbono intrarregionales y estandarizar sus sistemas en la determinación de precios”.

Elementos centrales del compromiso incluyen la fijación de precios a las emisiones de carbono y el fortalecimiento de los sistemas de medición, reporte y verificación (MRV) de los países, con miras a profundizar la integración regional y el desarrollo de políticas conjuntas en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

La iniciativa fue respaldada por la Asociación Internacional de Comercio de Emisiones (IETA, por sus siglas en inglés), cuyos miembros incluyen empresas líderes en el sector de la energía, firmas de consultoría y corredores. IETA promueve la expansión de los mercados de carbono a nivel mundial para ayudar a cumplir los objetivos del Acuerdo de París sobre protección del clima alcanzado por casi 200 naciones en 2015.

También recibió apoyo de Líderes Empresariales contra el Cambio Climático (CLG Chile), organismo que describió la iniciativa como un “enfoque efectivo”, que proporciona incentivos para direccionar la inversión privada y hacer el mejor uso del conjunto limitado de fondos públicos. “Tener un precio claro, transparente e inequívoco a las emisiones de carbono debe ser un objetivo central de la política para la acción contra el cambio climático de los diferentes países de la Región, así como la utilización de precios internos del carbono en las decisiones de política pública”, afirmó CLG Chile en comunicado de prensa.