• La diplomática señala que la preservación de la biodiversidad, los océanos y las soluciones basadas en la naturaleza, son clave para abordar el cambio climático, y que EEUU jugará un rol ‘positivo’ en la cumbre del clima.

Hasta ahora, la Cumbre del Clima -COP26- de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, mantiene su fecha de realización entre el 1 y el 12 de noviembre en Glasgow, Escocia, Reino Unido, en modo presencial, con capacidad para 20 mil personas, a pesar de la variante Delta del Covid-19 y del contexto sanitario.

‘El primer ministro (Boris Johnson) que presidirá la comisión está muy centrado en celebrar una cumbre en persona lo más cerca de la normalidad, porque muchas de las delegaciones consideran que ese es un factor importante para el éxito’, afirma la embajadora de Reino Unido en Chile, Louise de Sousa, quien asumió este cargo en marzo pasado.

Además del contexto sanitario, la COP26 se realizará en un escenario en que hay dudas sobre el cumplimiento de la meta del Acuerdo de París que establece mantener por debajo de los 1,5 grados la temperatura del planeta, pero por otro lado, hay expectación ante el nuevo liderazgo de Estados Unidos con el cambio de administración y el impacto que pueda tener en las negociaciones.

Chile instaló el tema de los océanos en la agenda de la COP25 y de Sousa adelanta que Reino Unido busca posicionar a través de los cuatro objetivos de la reunión -adaptación, mitigación, colaboración y movilización del financiamiento- las Soluciones basadas en la Naturaleza (SbN) -acciones que se apoyan en los ecosistemas naturales para abordar desafíos urgentes- y continuar con los océanos.

-¿Qué tema o temas sumará Reino Unido a la discusión?

-Apoyamos mucho el océano y, de hecho, más ampliamente las soluciones basadas en la naturaleza como parte de la respuesta para abordar el desafío del cambio climático.

El primer ministro encargó el Informe Dasgupta, que habla de cómo la preservación de la biodiversidad puede ayudar a resolver los problemas del cambio climático y del costo económico de no preservar la biodiversidad. Así es que, como resultado, el primer ministro anunció que vamos a duplicar el financiamiento internacional del Reino Unido para el clima hasta los $11.600 millones de libras, de los cuales al menos $3 mil millones en los próximos cinco años se destinarán a financiar soluciones basadas en la naturaleza y la preservación de la biodiversidad.

-¿A qué acuerdos esperan llegar en mitigación y adaptación en la COP26?

  • ‘Cuando empezamos a trabajar como presidencia entrante, teníamos el 30% del PIB mundial cubierto por los objetivos de emisiones netas cero, ahora tenemos países que representan el 70% del PIB mundial’.

-A nivel global, el gran acuerdo que tenemos es el 30 por 30, que es pedir a todos los países que adhieran y protejan el 30% de su territorio, es decir, el 30% de su tierra y el 30% del océano. En este momento hay una coalición de 49 países en la Alianza Global del Océano. Chile es uno de ellos y ya ha superado el objetivo, ha protegido el 42% de sus océanos y queremos que otros países se inspiren.

Hay un foco sobre los países con mayores emisiones que se presentan con ambiciosas Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC) y planes a largo plazo de emisiones netas cero. Esperamos hacer un progreso significativo en este sentido. Cuando empezamos a trabajar como presidencia entrante, teníamos el 30% del PIB mundial cubierto por los objetivos de emisiones netas cero, ahora tenemos países que representan el 70% del PIB mundial con planes de cero neto. Queremos hacer más, queremos ir más allá antes de llegar a Glasgow.

-¿Y en términos de financiamiento y colaboración?

-Los países desarrollados prometieron movilizar al menos US$ 100 mil millones de financiamiento climático a 2020. El G7 ha sido importante, porque ha aumentado el compromiso financiero de sus integrantes para acercarnos a ese objetivo. Y esperamos que los países del G20 también estudien cómo pueden contribuir al financiamiento. Además, queremos conseguir nuevos acuerdos de las instituciones multilaterales de desarrollo como el Banco Interamericano de Desarrollo, que tiene planes cada vez más ambiciosos para hacer ‘verde’ su cartera de préstamos y programas.

-El artículo 6 -que regula los mercados de carbono- no ha podido aprobarse en las últimas COP ¿Qué escenarios proyectan para su discusión?

-Hay mucho trabajo por hacer y es justo decirlo porque no hemos podido tener sesiones de negociación en persona. Ha habido muchas discusiones, pero no se han tenido negociaciones formales de texto. Ha habido mucho más entendimiento, pero no hemos llegado a un acuerdo sobre el texto porque eso es algo que tenemos que hacer en persona. Tenemos esperanzas. Somos ambiciosos, pero aún queda trabajo por hacer.

-La administración de Joe Biden ha dado prioridad al cambio climático. ¿Qué rol podría jugar EEUU?

-En primer lugar, nos alienta el hecho de que Estados Unidos haya participado en las conclusiones sobre el clima de la cumbre del G7 en Cornwall. Así que vemos su renovado interés por el clima y su compromiso en el proceso. Esto es un verdadero impulso para nuestro trabajo. Así que estamos esperanzados. Creemos que desempeñarán un papel positivo.

Fuente:  Por Amanda Santillán, Diario Financiero. Sección: DF LAB – Sostenibilidad y Cambio climático. Martes 13 de julio de 202, página 20. Para ver noticia haz clic aquí