A la primera fase, seguirá un proyecto de ERNC con capacidad de generación de 2000 MW.

En la carrera por el hidrógeno verde, el denominado combustible del futuro, poco a poco se van conociendo los actores que buscan tomar posición en esta incipiente industria en la cual firmas como HIF -sociedad que se presentará con un evento remoto el viernes- está dando los primeros pasos.

Otras empresas que se suman en la pista son la francesa Engie junto a Enaex – filial del grupo Sigdo Koppers- que buscan posicionar el proyecto llamado “HyEx” como el gatillante de las inversiones de hidrógeno verde, esta vez en el norte del país.

Se trata de una iniciativa para fabricar amoniaco verde que Enaex necesita para producir nitrato de amonio, elemento fundamental para el proceso de tronadura en la minería. En concreto, un proyecto de 2.000 MW de energía renovable que energiza una planta de producción de hidrógeno verde de 1.600 MW, por la electrólisis del agua, lo que alimenta una planta que transforma este hidrógeno junto con el nitrógeno del aire en amoniaco.

De hecho, desde la francesa explican que para Enaex este proyecto representa la oportunidad de reemplazar las actuales importaciones de amoniaco por un amoniaco verde producido en Chile con recursos renovables.

“Con esto, Enaex -uno de los mayores productores de nitrato de amonio- podría llegar a desarrollar productos para tronadura de bajo carbono para ofrecer a la industria minera”, dicen. De esta manera, el amoniaco verde que podrá producir Enaex se utilizaría como materia prima en su planta Prillex, ubicada en la comuna de Mejillones.

¿Cómo se traduce esto en la práctica? En lugar de importar el amoniaco fabricado en base a combustibles fósiles, sería ahora un compuesto hecho en la zona producido a partir de fuentes renovables. Desde la francesa calculan que esto permitiría sustituir las 350 mil toneladas de amoniaco por año que importa hoy Enaex e incluso duplicar la producción de la planta y exportar los excedentes, utilizando los activos portuarios que hoy tienen.

Desde Engie detallan que el proyecto se divide en dos etapas: una planta piloto industrial en la Región de Antofagasta de 36 MW de energía solar, cuya operación se espera iniciar a 2024, donde se probará la tecnología por dos a tres años. Luego vendrá una segunda fase con una planta en la misma región donde se desarrolle el proyecto completo con una capacidad de generación total de los 2.000 MW de energía renovable, antes de 2030.

Aunque el monto de inversión por ahora está en definición una vez que se concluya el estudio de factibilidad, desde Engie aseguran que el proyecto está en su fase inicial y que ya cuenta con el terreno para la instalación de la planta de hidrógeno y amoniaco. Además, se licitará prontamente el predio para la planta fotovoltaica.

En esa línea, estiman que el inicio de la construcción pueda llevarse a cabo a fines del próximo año o inicios de 2022, lo que podría generar 4 mil puestos de trabajo aproximadamente.

Entre los próximos pasos están la conclusión del estudio de factibilidad, iniciar la tramitación ambiental, además del cierre del modelo financiero. “Si todo avanza de acuerdo al cronograma, la segunda etapa del proyecto estaría en condiciones de construirse a 2026”, aseguran.
Rentabilidad

Pese al escenario de la pandemia, desde Engie recalcan que quieren liderar la transición energética abriendo el camino hacia una minería verde.

“El norte de Chile es la mejor zona del mundo en términos de recurso solar, y cuenta con un ecosistema favorable pues tiene industrias químicas como la planta de Enaex que ya tiene necesidad de hidrógeno verde hoy, hay centenas de sitios mineros, que quieren producir cobre verde, existe el litio que complementa perfectamente el hidrógeno en los vehículos eléctricos y la red de gasoductos que en un futuro podría servir para inyectar un porcentaje de hidrógeno en el gas natural que alimentan las centrales”, enfatizan.

La francesa tiene la convicción de que esta tecnología rendirá frutos y terminará siendo rentable. “En término prospectivo, podemos ver los proyectos HyEx y Hydra (iniciativa experimental para camiones mineros impulsados a hidrógeno) como los que van abrir el camino y que van a permitir escalar la producción de energía renovable en la zona en todas sus dimensiones”, dicen.

Fuente: Diario Financiero, lee noticia aquí