Fuente: El Mercurio, ver noticia original aquí