Ocho organizaciones firmaron el documento por medio del cual los actores no estatales seguirán jugando un importante rol en el trabajo colaborativo con el sector público para lograr la carbono neutralidad al 2050.

El cambio climático es un desafío que no permite bajar los brazos. Así lo entendieron las organizaciones que relanzaron la existente Alianza Unidos por la Acción Climática. Y lo hicieron en el contexto de aplazamiento a 2021 de la COP26 de Glasgow, donde Chile pasará el mando de su presidencia. Hasta entonces, esta alianza que involucra a CLG-Chile, Acción Empresas, CPC, Red Pacto Global, Sistema B, CDP-Carbon Disclosure Project, la Bolsa de Santiago y la Cámara de Comercio de Santiago, reforzará su trabajo con el sector público para avanzar en la transición a la carbono neutralidad.

Marina Hermosilla, directora ejecutiva de CLG-Chile, explicó que “apoyamos las políticas públicas que apuntan hacia la acción climática y guían nuestras metas como  país, que es llegar a la carbono neutralidad 2050. Y este grupo de empresas desde el mundo privado busca mostrar ese camino a otros. Hoy más que nunca la acción climática de los actores no estatales, y especialmente el sector privado, es fundamental y por eso estamos aquí”.

Agregó la ejecutiva que “se ha logrado instalar en el país la necesidad de avanzar hacia un desarrollo sostenible y el gran aporte que esta presidencia de la COP le entregó al mundo es la importancias de que las decisiones de políticas se tomen considerando lo que la ciencia nos dice”.

La firma del nuevo documento se llevó a cabo  durante el desarrollo de un seminario virtual organizado por la Alianza por la Acción CLimática, en el cual participaron como invitados Carolina Schmidt, Ministra de Medio Ambiente; Gonzalo Muñoz, Champion de la COP25; Maisa Rojas, directora de CR2 de la Universidad de Chile; y  Crispin Conroy, observador de la Cámara Internacional de Comercio (ICC) ante Naciones Unidas.

La Ministra Schmidt destacó en su intervención que es “no hay verdadero desarrollo si éste no es sustentable y juntos podemos avanzar más rápido en esta transición”, y agregó que “es muy importante derribar el mito de que combatir el cambio climático y cuidar el medio ambiente se contrapone con el crecimiento económico. Todo lo contrario, fortalecer el desarrollo sustentable potencia fuertemente el desarrollo económico. Así lo hemos comprobado en la hoja de ruta que construimos para que Chile alcance la carbono neutralidad 2050 y tenemos que unir fuerzas, sector público y privado, para potenciar este cambio que genera enormes beneficios para las personas. Por eso celebramos esta alianza”.

Destacó la ministra Schmidt que la huella ecológica tanto en emisiones como en el uso del agua van a ser dos variables que tienen que estar muy presentes en el desarrollo empresarial. “Este cambio debe contemplar medidas para la mitigación, pero también para la adaptación al cambio climático que sean basadas en la mejor información científica disponible, estableciendo métricas e indicadores”, dijo.

Es por esto que se ha trabajado en establecer el atlas de riesgo climático a nivel comunal, que presenta información asociada al riesgo climático y los principales impactos de éste en los sectores productivos de cada comuna del país. Esta herramienta será clave para la evaluación de riesgo y oportunidades  de desarrollo sustentable para la empresa y sector privado de nuestro país, así como para el desarrollo de las políticas públicas y las herramientas climáticas a aplicar.

A continuación, el Champion de la COP25, Gonzalo Muñoz, recordó que las primeras semanas de  noviembre se realizaría la COP26, pero la pandemia obligó a postergarlas. Por lo mismo, “todo lo que hagamos en materia de recuperación tiene que estar conectado con la acción climática, y de esa manera resolver las tres crisis: salud, económica y climática”.

Hizo hincapié que “con el Champion de la COP26 trabajamos como un equipo con una mirada global, buscando avanzar en la agenda con los actores no estatales para activar el loop de ambición”. En este contexto consideró clave el re-lanzamiento de la Alianza Unidos por la Acción Climática.

La evidencia científica frente a este desafío del cambio climático la puso Maisa Rojas, directora de CR2 de la Universidad de Chile y asesora de la Comisión del Senado para revisar las indicaciones al proyecto de Ley Marco de Cambio Climático.

Para alcanzar el objetivo de mantener la temperatura en 1,5 grados, la reducción global de emisiones debe caer anualmente 7%. “Este año con la pandemia parece que la reducción será un 7%, pero no es sustentable ni deseable, porque no queremos una pandemia para lograr los objetivos. Tenemos que pensar de manera sostenible”, dijo Rojas.

Y en este pensar de manera sostenible que indica Maisa Rojas, también las pequeñas y medianas empresas pueden hacer su aporte.

Crispin Conroy, observador de la Cámara Internacional de Comercio (ICC) ante Naciones Unidas, presentó una iniciativa para que las Pymes se sumen a la ambición climática.

“Las empresas deben reafirmar su compromiso con la acción climática y garantizar que están construyendo un modelo de negocio sostenible que puede superar la prueba del paso del tiempo”. Agregó que empresas con estándares ESG están siendo más productivas que sus pares y han sido capaces de adaptarse mejor ante los efectos de la pandemia.

Las empresas que integran la red global ICC emprenden acción climática a través de las Coaliciones de Cámara de Comercio por el Clima que ha visto como más de 2.100 cámaras  de comercio del mundo se  han comprometido a alinearse con los objetivos del Acuerdo de París. Es así que el ICC lanzó el SME Climate Hub (Centro Climático para Pequeñas y Medianas Empresas), e invitó a visitar el sitio web https://smeclimatehub.org/ para declarar su compromiso con el clima y conocer más a fondo esta iniciativa de ICC.