Aguas Andinas, Arauco y Unilever-Chile presentaron sus alianzas estratégicas con pequeñas empresas y start-ups, mostrando cómo todos caminan hacia la carbono neutralidad.

Mientras avanzan los preparativos para la COP26, que este año se realizará en Glasgow y en la que Chile entrega su presidencia, CLG busca relevar la campaña Race to Zero y para ello organizó un encuentro virtual junto a la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, la Embajada Británica, en el cual presentó la exitosa experiencia de acción climática de tres de sus empresas miembro.

Race to Zero es una iniciativa global liderada por Naciones Unidas cuyo objetivo es reunir el liderazgo y el apoyo de actores no estatales para una recuperación sostenible, resiliente y avanzar hacia la carbono neutralidad.
Entre los actores no estatales figuran empresas y universidades, además de ciudades, regiones e inversionistas. La Universidad de Chile es parte de esta campaña y también se han sumado algunas empresas miembro de CLG como Aguas Andinas, Arauco y Unilever.
El webinar “Race to Zero: Haciendo Camino al Andar”, presentó las alianzas estratégicas entre estas tres grandes compañías y pequeñas empresas, que permiten construir un camino hacia la carbono neutralidad, en el cual todos los stakeholders pueden ganar.
De esta forma, en el webinar se destacaron en forma conjunta las acciones y alianzas de Unilever Chile con Algramo, de Aguas Andinas con Transportes Río Negro y de Arauco con ODD Industries, mostrando todas su compromiso y la colaboración que se requiere en toda la cadena para generar los cambios que demandan la sostenibilidad.
En el caso de Unilever con Algramo, mostraron que hacer negocios responsables y sustentables es un buen negocio.
Para Aguas Andinas, el cambio climático supone retos que superan lo que se puede hacer como compañía y con esa perspectiva decidieron hacerse cargo de todo lo que se necesita en la cadena de producción, realizando esta alianza estratégica con Transportes Río Negro.
En Arauco, por su parte, consideran que el gran desafío es crear valor abordando aspectos sociales, económicos y ambientales. Porque hoy las empresas están llamadas a ser protagonistas, se tienen que reinventar y mejorar los procesos.
“Para las empresas Race to Zero es la mejor forma de comunicar sus compromisos y avances sin ser acusados de greenwashing. Es una iniciativa seria, respaldada por Naciones Unidas, que requiere compromisos medibles e identificables y además verificados por un tercero independiente”, destacó Marina Hermosilla, directora ejecutiva de CLG.
Por su parte, José De Gregorio, decano de la FEN, dijo que “es tremendamente importante para la sociedad, que sus empresas sean parte de la acción climática. Hoy, cuando tenemos que levantar la economía de la terrible pandemia por la que estamos atravesando, se hace cada vez más importante esta iniciativa, de manera que podamos tener una recuperación saludable, resiliente y sin emisiones de carbono, que prevenga amenazas futuras, que genere un crecimiento inclusivo y sostenible. Race to Zero es la mejor forma de comunicar ese compromiso”.

La embajadora británica en Chile, Louise De Sousa, resaltó que “la acción climática empresarial es una prioridad de la presidencia británica para lograr el éxito de la COP26. Por si solas, las negociaciones no van a detener el cambio climático. Se necesita acción concreta dentro de la economía global para cumplir con el Acuerdo de París”. Por eso, Louise De Sousa felicitó a las empresas de CLG que ya son parte de esta campaña y rescató que promuevan la acción climática dentro de su cadena de suministros y los pares de su sector.

Fue también parte del encuentro el Champion de la COP25, Gonzalo Muñoz, quien junto a su par de la COP26, Nigel Topping, ha impulsado esta campaña. Según Muñoz, la participación de los actores no estatales en Race to Zero envía una señal contundente a los gobiernos para que se sumen y fortalezcan sus contribuciones al Acuerdo de París.
En términos de números, la campaña ya ha sumado 509 ciudades, 23 regiones, 2.168 empresas, 128 inversionistas y 571 universidades. Además, indicó que el sector financiero ha elevado contundentemente su participación. Y en Chile, ya son 53 las empresas que se han sumado a esta iniciativa.

VER VIDEO